A veces los platos que definen la vida cotidiana de un país son desconocidos para los extranjeros. Esto suele pasar en el caso de China, un país enorme con distintas geografías, climas y grupos étnicos. Y tampoco tiene nada que ver la comida de los restaurantes de un cierto nivel con lo que come la gente en casa. Esto mismo pasa en España donde los extranjeros se quedan sorprendidos con nuestra variedad de verduras que luego no encuentran en los restaurantes. Cuando salimos preferimos el chuletón, el pescado y el marisco.

Los chinos no invitan a sus amigos a restaurantes a comer comida de todos los días.  Tradicionalmente, los invitan para impresionarlos y para comer productos carísimos como el pepino de mar, el abulón o el ala de tiburón. Los mas jóvenes van a restaurantes de hot pot de Sichuan, un tipo de fondue picantísima en la que se pone todo tipo de pescado, carne, verdura y setas. Y al final cuando llega la cuenta hay peleas porque todos quieren pagar.

Los restaurantes chinos baratos en el extranjero sirven, en general comida para occidentales: mucho agridulce, mucho frito, arroz tres delicias, rollitos de primavera y muchos platos que no representan la comida de este país. En los “Chinatowns” americanos o en Londres siempre hay un menú en cantones o mandarín para chinos y si os fijáis, lo que piden no tiene nada que ver con lo que viene en el menú.

Como los occidentales no compartimos la pasión de los chinos por la textura (pies de pollo, texturas gelatinosas) y los tropezones (pollo troceado con huesos) los restaurantes tienden a segregar. Si un chino tuviera que elegir platos españoles probablemente elegiría manitas de cerdo y callos.

Hace poco fuimos a casa de unos amigos aquí en Dalian y este fue el menú que nos sirvieron:  maíz y boniatos asados, cerdo salteado con calabacines, gambas cocidas, taro cocido con azúcar, cerdo salteado con hongos negros, arroz al vapor, sopa de caldo de cerdo y espinaca salteada. Nada de fritos y nada agridulce. Fue un menú simple de fin de semana.

Probablemente uno de los platos mas corrientes y populares de la comida china casera son los huevos revueltos con tomate. Este plato aunque suene aburrido es realmente sabroso. Se calienta en un wok aceite de cacahuete y se echan los huevos revueltos. Después se añade el tomate en trozos y al final una salsa de fécula de patata, sal, azúcar y agua (tan corriente en la cocina china) para espesar. Se puede servir sobre arroz, fideos o también solos. No hay nada mas rápido o simple.

Uno de mis platos favoritos de cocina casera es Zhajiang mian o Fideos Zhajiang, un plato originalmente de Beijing. Aquí en el noreste de China (antigua Manchuria), los platos de fideos de trigo y los bollos (mantou) al vapor son muy populares. Este plato es el equivalente a unos espaguetis boloñesa.

Se cocina el cerdo picado con especias, salsa de soja fermentada dulce (Hoisin), jengibre y cebolleta. Se sirve sobre fideos finos acompañado de verduras en juliana blanqueadas o crudas. También se puede acompañar de verdura de China en conserva (ya cai, zha cai etc.). Las recetas de este tipo de fideos difieren de persona a persona y van de muy dulce a salado. En Corea del Sur es un plato muy popular y barato también.

Zhajiang Mian es comida de estudiantes, oficinistas, trabajadores de fabrica o niños.

Fideos Zhajiang

Ingredientes

  • 3 cdas de aceite de cacahuete o girasol
  • 300 g de panceta de cerdo picada
  • 2 cdas de jengibre picado
  • 1 cebolleta picada
  • ½ taza de salsa Hoisin más 2 cucharadas
  • Sal al gusto
  • Agua
  • 2 anises estrellados
  • 1 pepino en juliana
  • 1 taza de guisantes
  • 1 taza de repollo en juliana
  • 1 zanahoria pequeña en juliana
  • 1 sobrecito de verdura china en conserva (ya cai, zha cai, xue cai) (opcional)
  • 400 g fideos de trigo chinos o similar

Elaboración:

Poner el aceite en un wok y calentar. Añadir el cerdo y saltear hasta que este blanco.

Añadir el jengibre y la cebolleta y saltear un par de minutos. Añadir la salsa hoisin y mezclar bien. Después añadir la sal, el anís estrellado y el agua hasta cubrir la carne. Cocinar a fuego lento durante 15-20 minutos hasta que salsa se haya espesado y reducido.

La salsa tiene que estar un poco más salada de la cuenta cuando la pruebes, si no con los fideos va a resultar un poco soso.

Preparar una olla con agua y llevar a ebullición. Blanquear la zanahoria, los guisantes y el repollo.

Cocinar los fideos según las instrucciones del paquete.

Servir en bols individuales. Primero los fideos y después la carne decorando con la verdura y la verdura en conserva. Mezclar antes de comer.

Blanca Valencia antigua profesora y directora de la escuela de Alambique lleva un año viviendo en China. Es editora de cocina y restaurantes para la revista “Focus on Dalian” y da clases de cocina española y mejicana. En Marzo de 2015 espera poder ir al Sichuan Institute of Higher Cuisine a estudiar la comida Sichuanesa.